Periódico zonal del Barrio de Liniers para la Comuna 9
October 24, 2020 1:57 pm
Cosas de Barrio

UNA VUELTITA MÁS

Los vecinos más chicos –y los no tanto- ya pueden cabalgar nuevamente sobre caballos de madera y manejar los autos multicolores de las calesitas y carruseles de la Ciudad. Desde esta semana, todos los días entre las 10 y las 20, las calesitas y los juegos mecánicos que se ubican en los espacios públicos porteños volvieron a abrir sus puertas tras permanecer casi siete meses sin funcionar. Para hacerlo debieron adecuarse a un protocolo ideado específicamente para permitir el disfrute cuidado de los niños y sus familias.

“Las calesitas y carruseles no son solamente parte del patrimonio cultural de la Ciudad, son también un estímulo muy importante para la imaginación y las actividades lúdicas de los más chicos. El juego en estos espacios puede ayudar mucho a que los vecinos más chicos se sientan mejor. Por eso, desde la Ciudad diseñamos un protocolo que permite su disfrute de forma cuidada”, explicó Facundo Carrillo, secretario de Atención Ciudadana y Gestión Comunal.

“Dentro del marco del Plan Integral y Gradual de Puesta en Marcha de la Ciudad, les toca volver a funcionar a las más de 50 calesitas que hay en nuestras plazas y parques. Con un riguroso protocolo pensado y diseñado específicamente para esta actividad, los más pequeños ya pueden volver a  disfrutar de los carruseles. Nos parece esencial que la cultura vuelva a estar presente en el espacio público con todos los cuidados sanitarios necesarios”, sostuvo, por su parte, Enrique Avogadro, ministro de cultura de la Ciudad de Buenos Aires.

En línea con el ministro, Viviana Cantoni, subsecretaria de Gestión Cultural de la Ciudad, afirmó: “Estamos felices con esta vuelta gradual y responsable al espacio público. Durante estos meses, estuvimos junto a los chicos y chicas en el proceso de adaptar su vida a la virtualidad a través de distintas propuestas culturales. Con este protocolo, ellos y sus familias tienen una opción más para disfrutar de manera segura al aire libre, pero también, es una forma de acompañar a los trabajadores en este proceso de reactivación del sector. Por eso destaco que este logro lo conseguimos juntos”.

En el ámbito de la Comuna 9 volvieron a abrir sus puertas diversas calesitas. Entre ellas, la mítica calesita de don Luis, en Ramón Falcón y Miralla; la que se ubica sobre Pilar 949, frente al hospital Santojanni (foto); la de la plaza Salaberry, en Alberdi y Cafayate; y la del parque Avellaneda.

Dentro del Plan Integral y Gradual de Puesta en Marcha de la Ciudad y de acuerdo a la situación epidemiológica, el protocolo que permitió la reapertura de las calesitas porteñas, hace especial énfasis en la higiene minuciosa tanto de los espacios como de las personas, el distanciamiento y el uso de tapabocas obligatorio para los mayores de 6 años. En ese sentido, no está permitido aún el uso de sortijas y boletos físicos, y las calesitas y los juegos deben desinfectarse luego de cada turno.

Antes de ingresar al sector en el que están la calesita y los juegos, los niños y el adulto que acompañe a los más chicos deberán hacer filas respetando la distancia mínima de un metro metros entre cada persona. Para ayudar a los vecinos a mantener el distanciamiento necesario, el suelo está señalizado para marcar los espacios a ocupar en la fila.

Asimismo, al ingresar, los usuarios y acompañantes cuentan con elementos para higienizarse las manos. Una vez dentro tienen a su disposición puntos de higiene para volver a hacerlo cuando lo consideren necesario.

En ese sentido, las calesitas y carruseles pueden tener una ocupación de sólo el 50% de su capacidad. Y ese nivel de ocupación incluye tanto a los niños, como a los adultos que los acompañen y el personal del lugar. Cada persona que suba a la calesita o carrusel debe mantener allí también la distancia mínima de un metro y medio con los demás. Además, los niños no pueden cambiar de lugar durante la duración de cada vuelta.

El Plan Integral y Gradual de Puesta en Marcha de la Ciudad es una estrategia centrada en el bienestar de todas las personas que viven, estudian y trabajan en Buenos Aires durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio por el coronavirus. Comprende medidas para adaptar el espacio público, garantizar la movilidad y el transporte seguros, y recuperar la actividad económica de la Ciudad. Consta de seis etapas y contempla un centenar de protocolos para la apertura progresiva de la actividad comercial, cultural, recreativa, deportiva, turística, de servicios, industrial, del espacio público, de la salud programada y de la educación.

0 Comentarios

No Comment.