Periódico zonal del Barrio de Liniers para la Comuna 9
October 24, 2020 2:33 pm
Cosas de Barrio

TRISTE, SOLITARIA Y FINAL

Pesar por la partida de Alicia Egaña, activa e infatigable colaboradora de Cosas de Barrio

El personaje de El Zorro la había maravillado desde pequeña. Las andanzas en blanco y negro de aquel caballero altivo, de mirada penetrante y sonrisa encantadora, que se revelaba ante las injusticias oculto tras una máscara y un sombrero, la marcaron para siempre. Tal vez por eso, lejos de su Caballito natal y afincada definitivamente en Lomas del Mirador, Alicia optó por no tener televisor en su casa. Como si los colores de la pantalla la encandilaran y le borraran la magia de aquellos años felices.

Sin embargo, lejos del resplandor de la tele, Alicia prefirió refugiarse en la radio. En ese espacio etéreo donde la imaginación lo puede todo. Era imposible llegar a su casa y –aunque vivía sola- no escuchar las voces que la acompañaban de la mañana a la noche, poniéndole el clima ideal a cada momento.

Con ese envión se acercó por primera vez –poco después del sacudón del 2001- al Taller de Radio que coordino en el Centro Cultural Elías Castelnuovo, de Liniers, para empezar a conocer el otro lado de ese mundo mágico de sonidos y palabras. Poco después estuvo por primera vez frente a un micrófono, animándose a contar historias para que otros las disfrutaran tanto como ella. Entonces fue el bichito del periodismo el que la picó sin previo aviso, y poco después estaba haciendo entrevistas para este medio, alternando esas colaboraciones con la venta de espacios publicitarios.

Desde entonces, era común verla a Alicia recorriendo las calles de Liniers y Mataderos, con sus bolsas repletas de diarios, cosechando anunciantes que no tardaba en transformar en amigos. De allí que cada visita suya solía convertirse en un encuentro ameno y cordial donde, si había tiempo para unos mates, aprovechaba para recordar su amor incondicional por Ferro Carril Oeste o sus inolvidables viajes con sus padres a la provincia de La Pampa, de donde eran oriundos.

Lo mismo solía hacer en sus entrevistas. Con cada uno de los personajes del barrio que le tocó dialogar tejió una relación amistosa, que se ocupó de conservar más allá del contacto periodístico.

Estaba claro. El perfume de los medios la había cautivado. Si hasta en su página de Facebook solía codearse con las grandes voces de la radio, a quienes trataba de imitar cada vez que sus ganas la sentaban frente a un micrófono.

Esas mismas ganas la llevaron incluso a ponerse al frente de su propio Taller, donde fusionó su pasión por la radio con la necesidad de tender lazos entre aquellos que más necesitan de una mano amiga. Durante siete años estuvo al frente del Taller de Radio del Espacio Cultural Roberto Fontanarrosa, destinado a personas con discapacidad, a quienes no sólo logró transmitirles su pasión, sino que además les explicó cada detalle de ese mundo acustizado, hasta lograr que pusieran al aire su propio programa radial. Así, en 2014 nació “La Tarde entre amigos”, que se extendió varias temporadas en FM Parroquial (105.1) llegando a convertirse en uno de los pocos ciclos radiales producido íntegramente por personas con capacidades diferentes.

Pero de pronto, una impiadosa enfermedad le puso freno a sus sueños, y tras largos días de agonía en el hospital Santojanni, el 31 de agosto, a sus 62 años, Alicia decidió partir.

Se llevó con ella la inconfundible sonrisa de Guy Williams, su amor platónico, como un eterno encantamiento en blanco y negro que ni el tiempo será capaz de disolver. 

Ricardo Daniel Nicolini

Recommended Posts

0 Comentarios

No Comment.