Periódico zonal del Barrio de Liniers para la Comuna 9
October 24, 2020 2:38 pm
Cosas de Barrio

AL MAL TIEMPO, BUENA MÚSICA

El dj linierense, Ramiro Pedemonte, cuenta cómo sobrevive tras seis meses de cuarentena sin boliches ni eventos sociales

Desde el 20 de marzo, cuando el presidente Alberto Fernández le dio play al aislamiento social y obligatorio, el rubro del entretenimiento está en pausa. Es que, a diferencia del mundo del espectáculo, bendecido por la habilitación para los shows musicales y teatrales vía streaming, el sector de la diversión -cuyas principales aristas son las discotecas y los eventos masivos- es considerado por las autoridades sanitarias como una de las pistas más eufóricas para la transmisión del coronavirus.

En consecuencia, el hitazo de la cuarentena se transformó en una canción ensordecedora, debido a la imposibilidad de generar ingresos fijos para quienes están detrás de escena. Y en especial, para los encargados de que la joda siga hasta que salga el sol. Tal es el caso de Ramiro Pedemonte, disc jockey y vecino de Liniers quien, sin poder trabajar en su hábitat natural, debió reinventar su oficio y acondicionar su departamento con sus bártulos en pos de sobrevivir a una crisis “mucho peor que la del 2001”, según el propio dj.

“Estoy trabajando diez veces más para ganar 20 veces menos”, comienza contando el musicalizador de 42 años, cuya profesión cambió rotundamente. Por eso, desde su nueva cabina casera climatizada al compás del house, el dj linierense explica cómo se mantiene sin trabajar desde hace seis meses y expresa su pesar por carecer de apoyo estatal o sindical. Todo sin perder la chispa con la que hace bailar a sus seguidores a través de las redes sociales.

– ¿Cómo es tu situación laboral a cinco meses de iniciada la cuarentena?

– ¿Te digo la verdad? Estoy fundido jajaja. Mi último laburo fue el 14 de marzo, un evento social que hice en el Holiday Inn de Ezeiza. La verdad es que nadie sabía cuánto iba a durar esto, entonces al principio eran quince días guardados y no pensaba en qué iba a hacer para facturar o cómo iba a generar el ingreso para pagar el alquiler, la comida, los servicios, porque todos pensábamos que la cuarentena duraría quince días. Pero después empezaron a pasar otros quince y otros quince y otros quince más… Y ahí sí hubo que empezar a reinventarse.

– ¿Y cómo fue en tu caso?

– Fue mitad música y mitad negocios personales, porque armé un emprendimiento con mi hermana de unas giftboxs, que por suerte me dio un poco de respiro. Además empezó a dar resultado el tema de los vivos en Instagram. Hoy en día, como soy un dj medianamente conocido, muchos amigos, conocidos, seguidores y gente que se copó con los vivos, se sumó con productos de su empresa, entonces se formó un ida y vuelta de “dame una mano con tus vivos haciendo publicidad, yo te doy esto para que sortees” y varios me dan canjes. Tengo varias marcas y no me para de llegar comida. Tengo muchos canjes que a la gente y a mí me sirven, y tengo además muchos regalos que yo no buscaba por pasar música, porque en definitiva hago divertir a la gente como cuando estoy en una cabina.

– Pero más allá de ese emprendimiento y los vivos, no hubo un ingreso monetario fijo…

– Tuve algunas reuniones por Zoom para eventos del año que viene y ya cerré dos. Uno me lo están pagando en cuotas y eso me sirve. Pero no hubo un ingreso mensual fijo con el cual estar tranquilo como antes de la cuarentena. Entonces tuve que bajar los gastos de cien a cero, empecé a ser muy cuidadoso con los gastos, aunque también sumé un poco de deuda ¿Qué le voy a hacer? (risas).

– Debes ser de las pocas personas que se toma con relax y humor este presente tan adverso para todos…

– Es que, si tengo que ser sincero, además de que me tomo con humor esta situación, ya pasó el momento de preocupación a nivel económico de decir “¿qué voy a hacer de mi vida?”, porque por suerte lo pude encaminar con los tres programas de radio que también me tuvieron muy activo, buscando música nueva todas las semanas, grabando y editando la locución. Por eso tuvimos que armar todo el estudio acá en casa, y eso me mantuvo activo. Todas esas actividades y los vivos en redes, me sacaron de lo que podría haber llegado a ser una depresión. Obviamente quiero volver a la normalidad, como todos, porque es necesaria la vida social y conectarse con la gente.

Tras su paso por la pantalla chica, en donde tuvo sus minutos de aire al musicalizar “Animales Sueltos” y “Combate”, la actual misión del Ramiro es brindar la mejor música a sus oyentes de Radio Berlín 107.9. Sin embargo, en sus tiempos libres, hace divertir a sus seguidores de las redes sociales mezclando un cóctel que va desde salsa, cumbia y reggaeton, hasta el ritmo del house y techno, los géneros con los cuales se crió. “Instagram Live me pareció lo más accesible para todo el mundo”, asegura.

– Me imagino que fue duro tocar los ahorros, resultado del trabajo y sacrificio.

– No te imaginás… Por suerte, la temporada de verano la cobré en un par de pagos diferidos los primeros días de abril, y en febrero me contrataron para la fiesta de una empresa grande durante todo un fin de semana. Así que con eso pude ir piloteándola hasta junio, porque después hubo que activar. Obviamente sé que hay quienes trabajan día a día para comer y pensaba mucho en esa gente. Me preguntaba cómo hace la gente que se quedó sin trabajo y tiene una familia que mantener. Pero creo que de esta vamos a salir, porque si hay algo que nos caracteriza a los argentinos es eso: siempre nos las rebuscamos para salir adelante.

– Y tus colegas, ¿cómo la están sobrellevando?

– Igual que yo. La situación es básicamente la misma. Algún que otro dj tiene una segunda actividad, y zafan con eso. Pero yo hace años que no tengo una segunda actividad, me dedico cien por ciento a esto. Habrán pasado diez o quince años de la última vez que hice otra actividad que no tenga que ver con la música. Muchos de mis colegas tienen un segundo oficio durante la semana, y los que no, empezaron a armar sus propios emprendimientos por redes, para vender desde barbijos hasta alcohol en gel. Y me parece perfecto.

– En ese sentido, ¿hay algún apoyo del Estado o algún sindicato?

– La verdad, ayuda del Estado no hubo. Y no existe un gremio de dj’s, por lo tanto a nosotros no nos cuida nadie. Pero no somo sólo los dj’s, también están los iluminadores, los sonidistas, los técnicos. Son un montón de familias que se quedaron sin ingresos al no haber boliches, bares ni restaurantes.

Para el Estado, los dj´s -probablemente uno de los sectores más afectados por la cuarentena- figuran como autónomos. Por lo tanto, según el propio Ramiro, “cada uno garpa lo suyo”. Lo cual significa que su bolsillo, que engorda mayormente durante los fines de semana, se marea al soplar los billetes para pagar la obra social, por ejemplo. “Es a pulmón el laburo de cada uno para subsistir y encontrarle la vuelta a todo esto”, expresa con desazón.

– Y en relación a la crisis del 2001 ¿Cómo está tu bolsillo hoy?

– Para mí esto es cien veces peor al 2001, a pesar incluso de los saqueos y el corralito. Acá se destruyó la economía por completo. Yo dentro de todo solucioné mi presente económico con un emprendimiento y sigo generando ingresos como puedo. Pero hay mucha gente que le cuesta llegar a pagar el alquiler o no llega a la canasta básica. Me preocupa pensar cómo va a hacer la gente para salir del quilombo de deudas que se les están amontonando. Yo no me puedo quejar. Por eso digo que hay gente que la debe estar pasando mucho peor. Igual veo un horizonte y creo que el año que viene vamos a resurgir de las cenizas.

– El rubro del entretenimiento y el espectáculo moviliza un caudal importante de gente, por eso es lejana la posibilidad de una habilitación para la vuelta de los boliches y eventos. Acerca de eso ¿Qué significa para vos un eventual retorno a las cabinas?

– Sería volver a mi lugar de trabajo como el que volvió a su oficina, o su fábrica, o aquel que volvió a abrir su negocio. Es volver a mi hábitat natural, donde me muevo y me siento completamente feliz.

– ¿Qué es la música para vos? 

– ¡Qué linda pregunta! Cuando estoy de mal humor y me doy cuenta que está todo en silencio en casa, pongo música y al toque me olvidó por qué estaba de mal humor. La música es todo. Y como DJ soy feliz poniendo música en una cabina, en mi casa, en cualquier lado. Y más feliz me pongo cuando veo que puedo darle felicidad a la gente. Eso es lo más lindo que hay.

Santiago Rodríguez

Recommended Posts

0 Comentarios

No Comment.