Periódico zonal del Barrio de Liniers para la Comuna 9
October 24, 2020 2:57 pm
Cosas de Barrio

LOS BARES DE EMILIO CASTRO COPAN LA AVENIDA

La arteria que une Liniers con Mataderos será peatonal los fines de semana y feriados, entre Carhué y Saladillo

En el afán de reactivar el comercio gastronómico, que desde que se decretó la cuarentena viene siendo uno de los sectores más castigados, el Gobierno porteño decidió habilitar quince áreas peatonales –una por cada comuna- para que los bares y restaurantes saquen sus mesas a la calle, respetando los protocolos sanitarios establecidos en el marco de la pandemia. Así, en el ámbito de la Comuna 9, el sector elegido fue el corredor gastronómico de Emilio Castro, que desde hace varios años reúne en las cuadras más cercanas a la avenida General Paz, un importante número de bares, cervecerías, restaurantes y heladerías.

El paseo se extenderá a lo largo de las cinco cuadras que van desde Carhué hasta Saladillo, en las que la avenida Emilio Castro se convertirá en peatonal durante los fines de semana y los días feriados. Así, los viernes podrá recorrerse desde las 17 hasta la medianoche; los sábados de 10 a 00; y los domingos y feriados entre las 10 y las 22.

Aunque, según lo establecido por el Ministerio de Espacio Público porteño en el cronograma de aperturas, la iniciativa debía haberse puesto en marcha el pasado viernes 18 de septiembre, finalmente la peatonalización de ese tramo de la avenida Emilio Castro, comenzará a regir el viernes 25. La postergación se decidió casi sobre la marcha, a raíz de no contar con el personal suficiente para cortar las calles transversales, ni haber resuelto aún el recorrido alternativo de la línea 113, que circula por esa avenida. Premisas que, según informaron desde la Comuna 9, estarán subsanadas y resueltas para el viernes 25 de septiembre.

La misma incertidumbre atravesaron los comerciantes gastronómicos de la zona, quienes el viernes 11 de septiembre tuvieron una reunión vía zoom con el presidente de la Junta Comunal 9, Maximiliano Mosquera Fantoni, donde se les informó sobre las medidas sanitarias que debían implementar para poner en marcha la iniciativa. Además, en ese encuentro, se les ofrecieron dos opciones para la utilización de la vía pública. Por un lado, peatonalizar ese tramo de la avenida, y como alternativa, ubicar diversas dársenas tomando sólo un carril de la avenida –como ocurre por ejemplo sobre Pedro Goyena, en Caballito- para ubicar decks con mesas. Finalmente se optó por la primera alternativa, aunque no se descartó la segunda, en caso de que la peatonalización genere un descontrol que no permita cumplimentar las normas sanitarias en vigencia.

Al respecto, el juntista local Hernán Poggi (CC-ARI), expresó “A mí me parece bueno que se produzca esta apertura y que las mesas se ubiquen al aire libre. Seguramente permitirá reducir el impacto económico de la pandemia en el sector gastronómico”. Aunque luego advirtió “no obstante, a lo que más le temo es al descontrol, por eso hace falta un control estricto de las normas sanitarias. Nosotros tuvimos bastantes problemas en la plaza Monito, de Barrio Naón, por el gran amontonamiento de gente que se daba los fines de semana, pero lo pudimos resolver. Hasta Santilli llegó ese reclamo. Por eso insisto, como viene mucha gente de todos lados, es fundamental que se realicen controles estrictos que garanticen el cumplimiento del protocolo sanitario”.

Más reacio se mostró aún, su colega Favio Pirone (FPV), quien sostuvo “no estoy para nada de acuerdo con la decisión de promover salidas innecesarias a la calle y menos con que el Estado porteño le haga todo más cómodo a la gente para que salga. Estamos en un momento muy complicado de la pandemia, como para seguir echando leña al fuego. De hecho, hace unos cuantos días que se viene viendo un importante descontrol los fines de semana en las cervecerías de Emilio Castro, y entiendo que esto contribuirá a aumentar el caos sanitario”.

Como se sabe, esta medida viene a complementar la decisión del Gobierno porteño de realizar una reapertura gradual y progresiva de bares y restaurantes, habilitando, además, las terrazas y los patios descubiertos. “Esto da respuesta a una necesidad que tenemos todos los vecinos de salir al aire libre, y es muy importante que estas actividades se realicen en espacios abiertos porque sabemos que allí el virus se contagia menos”, expresó la ministra de Espacio Público e Higiene Urbana, Clara Muzzio. Y añadió “es muy importante que los comerciantes y los vecinos que se acerquen cumplan con todas las medidas de cuidado, para que podamos continuar progresivamente con la puesta en marcha de la Ciudad”.

En ese sentido, el Gobierno porteño informó que todas las áreas peatonales transitorias contarán con cabinas sanitizantes (dispensers de higiene de manos), al margen de los elementos de higiene que ofrezca cada comercio.

Desde el GCBA calculan que con esta iniciativa se verán beneficiados 758.896 vecinos, 1.735 locales (731 gastronómicos, 698 indumentarias y 302 locales de servicios).

En la zona, además del corredor de Emilio Castro, también se volverá peatonal el tramo del boulevard de Ramón Falcón, entre Basualdo y Guardia Nacional, y –aunque sin obstruir el tránsito vehicular- también se poblaron de mesas las tres cuadras del boulevard de la avenida Larrazábal, entre García de Cossio y Ercilla.

Ricardo Daniel Nicolini

Recommended Posts

0 Comentarios

No Comment.