Periódico zonal del Barrio de Liniers para la Comuna 9
January 24, 2021 6:33 am
Cosas de Barrio

LOS JUNTISTAS DE LA COMUNA 9 LE HABLAN AL VECINO

En este caso es Favio Pirone, integrante del cuerpo local por el Frente de Todos, quien se expresa en primera persona 

Como en las ediciones anterior, Cosas de Barrio le cede este espacio a los juntistas de la Comuna 9 –que agrupa a los barrios de Liniers, Mataderos y Parque Avellaneda- para que le ofrezcan al vecino un informe de gestión, en el que cada uno de los siete integrantes del cuerpo enumere el trabajo desarrollado hasta aquí y puntualice lo proyectado a concretarse en lo sucesivo.

En esta edición, la columna que se publica a continuación le pertenece al juntista Favio “Vasco” Pirone, de 52 años, representante del Frente de Todos.

Soy nacido y criado en el barrio de Parque Avellaneda y desde que me sumé a esta Junta Comunal 9, integro las comisiones de Participación Vecinal, Control Comunal, Desarrollo Social y Políticas Especiales. Vale aclarar que en nuestra Comuna hemos acordado que las áreas de trabajo estén integradas por las dos fuerzas políticas que conforman este cuerpo, de modo que todas las áreas de trabajo son compartidas, al menos, por dos juntistas de distinto signo político. Al momento de escribir estas líneas se cumple el primer semestre de nuestra gestión. Podría decir entonces que lo que aquí estoy delineando es una parte del informe semestral que tenemos que presentar los juntistas, por imperativo de la Ley 1777.

En estos seis meses de labor pueden identificarse dos etapas. Los primeros tres meses se caracterizaron por el reconocimiento entre los siete juntistas como un cuerpo colegiado de gestión ejecutiva y, en este sentido, el  establecimiento de acuerdos básicos de funcionamiento, ratificación del reglamento, fijación de días y horas de sesión de Junta, aprobación de responsables de áreas, presentación formal ante el Consejo Consultivo Comunal, reunión con las gerencias y distintas áreas de la gestión del Gobierno porteño descentralizadas en la sede de la Junta Comunal. La segunda etapa caracterizada por la Pandemia del COVID-19, que determinó el cierre de los servicios de atención al público, con la subsede de av. Directorio cerrada completamente y la sede central de la calle Timoteo Gordillo, sólo abierta para el presidente de la Junta y su equipo. El Gobierno de la Ciudad determinó que las Comunas son servicios esenciales en el marco de la cuarentena dictada por el Poder Ejecutivo nacional, de ahí en más, el compás de la gestión fue marcado por la autoridad sanitaria.  El trabajo conjunto y en unidad fue el que nos signó el gobierno nacional y el porteño.

Apenas dictada la cuarentena, estuve -junto a mis colegas comuneros- asistiendo a las personas en situación de calle que no tenían donde realizar la cuarentena y para quienes el lema “Quedate en casa” resulta contradictorio. Por eso colaboramos con el BAP para que puedan ir al parador del parque Avellaneda. Luego fuimos advirtiendo que el problema del aislamiento tenía efectos sobre los ingresos de la población, por eso apoyamos y supervisamos la entrega de la canasta escolar alimentaria recorriendo los colegios y dialogando con las y los directivos de los establecimientos educativos. También fuimos colaborando con las organizaciones que colectaban alimentos de familias donantes para dar a aquellas familias que tenían dificultades para acceder a los alimentos, y colaboramos con ollas populares de diversas organizaciones solidarias de los tres barrios, acercamos donaciones para los comedores y merenderos de la Comuna; nos conectamos con las y los adultos mayores que requerían asistencia alimentaria vía llamada al 147.

Además, asistimos a las personas en la tramitación del Ingreso Universal de Emergencia IFE; colaboramos trasladando a las y los adultos mayores y a las personas de riesgo a las postas de vacunación antigripal del Ministerio de Salud de la Ciudad; acompañamos al ministro de Desarrollo Social de Nación y al Secretario de Economía popular a poner en práctica un programa de ayuda a las empresas recuperadas; ayudamos a los clubes de barrio para que puedan acceder a los subsidios tanto del Gobierno porteño como del Ministerio de Deportes de Nación. Vale aclarar que los 32 clubes de barrio de la Comuna 9 están siendo afectados por la falta de actividades, no obstante muchos de ellos no se quedan quietos y generan hechos solidarios, como el Club Cárdenas, el Sol de Mayo, el Alvear, el América del Sud, el Brisas del Sud, el Bochin, el Brisas de Liniers, el club Cildáñez, y tantos otros. También quiero destacar la solidaridad mostrada por nuestros tres clubes grandes de la comuna. El club Vélez Sarsfield y su olla popular de los fines de semana, Nueva Chicago con su disposición del gimnasio como hospital de campaña, y el Deportivo Español con su armado de bolsones solidarios de alimentos para las familias de los pibes del club.

Como hemos señalado, los temas de salud y de ingresos económicos dominaron la escena. En materia de salud, además del Covid-19 estuvimos dando pelea al dengue, participamos de jornadas de fumigación intradomiciliaria y bloqueo de manzanas acompañando al equipo del Ministerio de Salud de Nación, la Dirección de Epidemiologia de la Ciudad y ACUMAR (Autoridad de la Cuenca Matanza Riachuelo). También participamos del encuentro de readecuación del Plan sanitario de ACUMAR que incluye la subcuenca del arroyo Cildáñez, y hemos realizado jornada de vacunación y de capacitación en cuidados de salud (dengue, Covid 19) con las profesionales de la salud del CESAC 13 en la Cooperativa La Lechería.

Por otra parte, estuvimos acompañando a los familiares de los alojados en el geriátrico San Lucas de Parque Avellaneda, muchos de los cuales se contagiaron de coronavirus. Respecto del Covid-19, si bien nuestra Comuna es una de las más baja a nivel de contagio, este indicador puede revertirse con el ingreso del Coronavirus a los barrios populares, donde realizar el aislamiento es más complejo por las condiciones habitacionales que hay en el barrio. Por eso es muy importante seguir de cerca el proceso y anticiparse. En ese sentido es destacable la implementación del plan DETECTAR del Ministerio de Salud Nación, con el apoyo del Ministerio de Salud de la Ciudad en la Villa 6 Cildáñez. Allí estuve, junto al resto de los comuneros/as del Frente de Todos y las/os referentes de organizaciones, acompañando a las familias (contactos estrechos) de los contagiados por Covid-19 gestionando ante el IVC el bolsón alimentario y elementos de higiene.

Un hecho destacable es la creación del comité de emergencia de Villa 6 Cildáñez, con participación de todas las organizaciones sociales, políticas y comunitarias. El primer reflejo de dicho comité fue elaborar un relevamiento socioeconómico de hogares junto al IVC, donde se contabilizaron más de 1.200 hogares. Otro elemento a subrayar es el espacio de la mesa de salud de Cildáñez, nacida al calor del incendio del CESAC 14 pero que hoy continúa reuniéndose virtualmente para mejorar las condiciones del barrio.

Quería contarles a los y las vecinas que, como juntista, he adherido a la ampliación del amparo presentado por los presidentes de las comunas 4 y 8 para que se aplique un protocolo en barrios populares tendiente a detener la epidemia del Covid-19 en las villas de emergencia.

Respecto de los proyectos que tengo en mente desarrollar en estos tres años y medio de gestión que quedan, se vinculan con los tres o cuatro núcleos problemáticos de nuestros tres barrios. En Liniers, el tema dominante es el soterramiento del Sarmiento y, en ese marco, me gustaría intervenir en los terrenos del playón ferroviario de Liniers, que teñirá el hábitat de uno y otro lado de la avenida Rivadavia. En Mataderos, el traslado del Mercado de Hacienda a Cañuelas dejará un espacio de vital impacto en todo el barrio de Mataderos y, si bien hay un proyecto de la Legislatura que ordena el quehacer futuro, deja también abierta la posibilidad para un esquema participativo de los vecinxs de la comuna, para determinar el proyecto final de esa importante porción de la ciudad. En Parque Avellaneda, nos preocupa la gestión del parque como un modelo de participación con injerencia vecinal efectiva, en el mismo barrio hay un núcleo habitacional problemático por excelencia que es la villa 6 Cildáñez, donde tenemos una deuda como comuna para integrar en mayor medida a esa región y hacerla más habitable con mayores niveles de urbanización, tal como esperan muchos vecinos y vecinas de la Comuna 9 “Lisandro de la Torre”.

Uno de los temas que me interesan sobremanera es el de generar, proteger y estimular los espacios de participación popular en la gestión comunal. Aspiro a generar un presupuesto participativo que se sostenga en el tiempo como práctica participativa. Para eso hay que aprender de las experiencias que hay en nuestra comuna y en otras. Estoy convencido que el trabajo en unidad, el dialogo permanente sin renuncias a las diferencias y la cercanía con los vecinos y vecinas, son las herramientas para una mejor gestión comunal.

Favio Pirone

Juntista de la Comuna 9

Contacto: fpirone@buenosaires.gob.ar

0 Comentarios

No Comment.